No pidas dulces en la casa azul

Muchas eran las historias que rondaban la colonia Anzures de la bella ciudad de Morelia, en la cual una casa en particular, situada en una de las calles más concurridas de la ciudad, varios niños habían desaparecido, sin dejar rastro en un festejo de día de muertos, ahora la casa azul, como la conocían todos en el barrio, estaba protegida por una cerca de barrotes de madera, como advertencia para todas las personas que pasaran por ahí.

Los festejos en la ciudad cambiaron, ahora aunque el día de los muertos seguía vigente, otras costumbres extranjeras, estaban llegando al lugar, como lo es el Halloween, en donde todos los niños se ponían a pedir dulces en las casas, y disfrazados de cualquier monstruo, hacían travesuras si no les llenaban las bolsas de dulces a los que pedían en las casas.

Así paso con un par de jóvenes, que recién llegados al barrio, desconocían de todo las leyendas que se hablaban de la casa azul, por lo que vestidos de engendros del mal, decidieron empezar por la calle menos concurrida, que era la de la casa azul, nunca se les hizo raro, que ya oscuro el sitio, unas luces estuvieran prendidas en dicha casa, ellos no sabían que llevaba abandonada por muchos años, lo que querían era, llenar sus bolsas de lo más que se pudiera, y seguir en la casa siguiente.

Martin y Manuel, después de ver los pocos dulces que llevaban, llegaron a la casa azul, que tenía las puertas abiertas de la entrada, y en unos recipientes de vidrio al entrar a la casa, se veían la diversidad de dulces, que tenían en esa casa, para regalar, llegando ellos dos, haciendo ruido y alboroto, pidieron dulces, a lo que una mujer vestida de blanco se asomó, pidiendo que se acercaran a la puerta para llenarles de dulces sus cestos de calabaza, de la mano a los dos los tomo, así en cuestión de segundos, lo que parecía una casa con luces y dulces para regalar, en total abandono se volvió a ver, a esos jóvenes, la mujer de la casa azul, se los había llevado, para nunca mas volver.

No pidas dulces en la casa azul