Casos en los que se solicita una impresión del RFC

impresión del RFC

Tal vez el obtener tu RFC sea uno de los trámites que posee los métodos más sencillos para su generación. La respuesta corta de que esto ocurra es que un alto porcentaje de las personas mayores de edad que habitan la República Mexicana necesitan de este papel para completar otras exigencias gubernamentales.

No hay que olvidar que para tener el RFC con homoclave no necesariamente tenemos que iniciar actividades laborales, pues en la ley fiscal se contempla la suspensión de las mismas por un período de tiempo razonable.

Al solicitar el RFC en línea o en cualquiera de las oficinas del Servicio de Administración Tributaria los contribuyentes recibirán dos documentos distintos, pero que a la vez se complementan entre sí.

El primero de ellos es nada más y nada menos que el cálculo del RFC, mientras que el otro corresponde a la llamada “Cédula de Identificación Fiscal”. Ambas son entregadas impresas en papel bond, para que el usuario final pueda recortar su RFC y guardarlo en un sitio en donde le sea fácil transportarlo (por ejemplo, su cartera o bolso en el caso de las mujeres).

¿Sólo yo estoy facultado para pedir una impresión del RFC?

De hecho no, otras entidades (particulares o públicas) pueden pedirte que imprimas tu RFC, a fin de determinar que el régimen en donde te encuentres anexado sea el correcto para las actividades que estás desempeñando en ese momento.

Si eres persona física, es probable que tu patrón pida una copia de tu RFC gratis para anexarla tu expediente y así ir haciendo los pagos de impuestos periódicos que la ley le exija. En el supuesto de que todavía no te hayas inscrito en el RFC, no debes alarmarte, pues de acuerdo con la información generada en el portal del SAT, los nuevos contribuyentes tendrán hasta 30 días naturales para completar este proceso.

Otras personas que pueden solicitártelo son los fedatarios públicos, en el instante en el que se presente algún problema con la empresa en la que tú eres el accionista mayoritario o en su defecto que representas.